martes, 17 de abril de 2007

Biobibliografía
(Chulucanas, 1981)

Licenciado en Ciencias Sociales y Educación,  especialidad de Lengua y Literatura, Universidad Nacional de Piura. Magíster en Docencia Universitaria.

El año 2001, obtuvo el primer puesto en el área de cuento y el primer puesto en el área de poesía en los Juegos Florales de la Facultad de CCSS y Educación de la UNP; El año 2003 volvió a obtener el  primer puesto en el área de cuento en dicho certamen.

En diciembre del año 2007, resultó ganador del Concurso de Cuentos para Escritores Noveles organizado por la Editorial Pluma Libre, INDECOPI y la Municipalidad de Piura. En enero de 2008 se publicó un libro con los textos ganadores de dicho concurso que llevó el título del cuento ganador “Celebración de la muerte”.

En sus años de estudiante universitario fundó el Círculo literario “Café de Artistas”, en cuya revista aparecieron  sus primeros trabajos. Otros relatos y poemas suyos han aparecido en revistas como  “Aula 34” y “Sietevientos” de Piura y en la revista “Hesperya” publicada por los alumnos de Filología de la Universidad de Oviedo en Asturias - España.

 El año 2008 fue antologado en “Selección piurana”, libro de cuentos publicado por la editorial “Pluma Libre” de Piura.

 En abril de 2008 la editorial “Hesperya” de Asturias – España publicó su libro de poesía breve Haykus. Es coautor de la antología “Estirpe púrpura, diez años de poesía y narrativa en Piura” 2010.

Actualmente es catedrático en la Universidad Nacional de Piura y en la Universidad Católica Sedes Sapientiae, programa Chulucanas. Tiene en prensa un libro de cuentos titulado Ciudad acuarela

Producción narrativa


La mujer es sueño

Al principio el hombre estaba siempre desnudo. Pero esa desnudez no era atuendo preparatorio para el coito. Era por lo tanto desnudez inútil que se movía entre la verde soledad del paraíso. Había otros animales, es cierto, pero ninguno estaba a la altura de su frío. El hombre esperaba otra cosa.

Una tarde el hombre se quedó profundamente dormido y soñó con un ser distinto. Similar a él, pero distinto. Su cuerpo de venada y su piel de fruta nueva (tal vez manzana) le parecieron arrebatadoramente bellos. Cuando despertó oyó una risa cantarina idéntica a la del sueño, y sintió un agudo dolor en el costado. Ahí empezó otro sueño.



Fábula del patriarca del sur

El patriarca del sur era hombre duro y glorioso, de los que deberían estar en una buena novela y no en la realidad. Muchas leyendas se contaban acerca de sus puños de acero, de su aliento de fuego y de su mirada divina que traspasaba hasta el pensamiento más recóndito.

Muchos años antes, cuando había liderado una revolución de cien mil hombres, que sembró de fuego todo el mundo conocido y que borró de la faz de la tierra la tiranía, sus lugartenientes habían sentido al pelear hombro con hombro con él, su apasionamiento por la sangre tirana, pero también su augusta mirada capaz del perdón y el olvido.

El patriarca del sur, una vez sentado en el magnífico trono del tirano, usando ya las charreteras, las botas, la espada y hasta la costumbre de doblarse el mostacho como él, había guiado las riendas de su nación de caballos jóvenes, fuera de la órbita del sistema.

A los poderosos les dolía como una piedra en el zapato su independencia de oveja negra, su deseo de inventarse un paraíso aislado del resto del mundo. Pronto se dieron cuenta de lo peligroso que podía resultar una nación libre y desde entonces lo aguardaban siempre junto a los caminos, murmurando, esperando la oportunidad para tenderle una trampa.

Una mañana hermosa, cubierta por un cielo celeste, tan intenso y tan hermoso, que le provocaba a uno correr por la llanura, saltar sobre los montes y de un brinco sumergirse entre las nubes para volar; mientras celebraban 20 años de libertad en la plaza mayor, una bala desatinada había pasado junto al patriarca que en ese momento ofrecía su discurso anual, y le había partido el cráneo a Toro Mazote, su compañero de armas, su mano derecha, su hermano de toda la vida.

El viejo patriarca, según decía la leyenda nunca había sentido miedo. Fue a sus asesores, unos señores que iban a todos lados vestidos de pitimini, a quienes se les ocurrió la idea de resguardarlo en la repetición: dar vida a los dobles.

Después de un largo y burocrático proceso de selección, se eligieron siete. Se descartó a muchos, algunos por la sencilla razón de respirar desapasionadamente, o por su incapacidad para impostar la mirada franca del patriarca. Una vez seleccionados se les pasó por las manos del maquillaje, de la cirugía estética. A uno se le levantó un poco alguna ceja, a otro se le quitó una arruga, a otro se le añadió otra tanta. Finalmente el parecido fue tan sincero que el día de la presentación el patriarca tuvo la sensación de entrar a una habitación llena de espejos. Después de copiar los gestos y las expresiones de padre severo de su líder, se les confinó en un palacio de frutas, caramelos y chocolate, a vivir una imposible vida de reyes, en medio de una pradera celestial que sólo podía existir en la imaginación. El patriarca se perdió entre sus dobles como oveja en rebaño grande.

El patriarca tenía ahora quienes mantuvieran el mito, quienes corrieran los riesgos públicos. Hombres capaces del sacrificio, y la muerte, y el silencio.

Sin embargo los problemas no tardaron mucho en aparecer (y cómo, en los cuentos como en la vida misma las dificultades nos acechan en cada recodo del camino, embelleciéndolo): el parecido era tan agobiante, que un día el doble número uno le dijo al doble número dos, creyéndolo el patriarca, que estaba muy orgulloso de representar el papel de doblarlo. El número dos no rectificó el error porque le divirtió la situación. Esa noche soñó con un mundo global en el que él era el único rey. Días después en un banquete en el que el vino y la cerveza corrieron como ríos por unos canalitos que desembocaban en las mesas, el doble número tres le dijo al doble número cuatro, ya embrutecido por las copas, que estaba dispuesto a morir por él, creyéndolo el verdadero. El número cuatro hasta se sintió real porque no era la primera vez que lo confundían. En ese momento y sólo por un instante una gaviota negra cruzó veloz por su mente: ¿por qué no usurpar el trono? Pero luego su mirada atravesó la enorme sala de oro y se encontró con la mirada del venerable patriarca, que por el modo en que ladeaba los ojos y el mentón, y por la forma en que lo miraba traspasándolo con la espada de sus ojos, parecía estar leyendo sus pensamientos como quien lee los subtítulos de una película. El número cuatro bajó la vista, arrepentido, y no estuvo seguro de haber visto al verdadero.

Así empezaron una serie de confusiones que alimentaron el caos, la comprobación de que la igualdad puede ser tan peligrosa como la diferencia. Si en Babel la abrupta diferencia que Dios sembró entre los hombres los llevó a la confusión, también la perfecta igualdad podía lograrlo. Y sobre todo la comprobación de que a un número indeterminado de hombres no les puede corresponder un único espíritu.

Por su parte el patriarca, extraviado entre los dobles había elegido el silencio. Sentía que desde el doblaje había dejado de ser él mismo, se sentía adulterado.

Una mañana de revelaciones mataron a uno de los dobles mientras asistía a una ceremonia. Una lluvia de misiles barrió con el hotel en que se realizaba el convite. Esa tarde el patriarca bebía una copa de vino rojo mientras veía por la televisión cómo la prensa internacional informaba de su muerte. Exhibían pruebas de ADN, comparaban videos, mostraban fotografías irrefutables. “Entonces es cierto que estoy muerto” - rió. Se sintió cansado. Y en ese momento más que nunca, en compañía de los dobles, se sintió perdido, incapaz de hallar su verdadero cuerpo.

Días después el doble número cinco le dijo al patriarca creyéndolo una de las copias, que todo había sido una estratagema: los asesores los habían presentado ante un falso verdadero patriarca. En realidad el patriarca ya estaba cansado de su pueblo y había decidido jubilarse para pasar sus últimos días en una playa del Caribe.

El patriarca ni siquiera pudo ir a pedir explicaciones a los asesores, se sentía muy fatigado. “Si en verdad el patriarca ya está en el Caribe disfrutando del sol, se ha olvidado de su cuerpo acá” – pensó.

Al siguiente día mientras desayunaban, el doble número seis le confesó algo: había espiado a los asesores y les había oído decir una cosa terrible: que para elevar al nivel de secreto único la identidad del patriarca se habían servido de una treta: lo habían puesto entre los dobles el día de la presentación.

Entonces sí dudó, creyó que todo era un engaño, que él también era uno de los dobles y que toda su vida no era más que una estrategia, un falso recuerdo, una trampa de las grandes potencias para desaparecerlo del mapa.

Esa tarde, mientras fumaba un habano en la bañera y pensaba en una hermosa muchacha de piel morena y caderas de pantera a la que había desflorado durante la travesía de una guerra que ni él mismo sabía para qué había servido, porque él y nadie mejor que él sabía que todo había sido un engaño, que todo eso de la patria libre era una novela romántica, y mal escrita lo peor, porque habían arrancado a tiros del trono a un tirano para poner a otro en su lugar; de pronto hubo un bombardeo, una de esas lluvias de fuego bíblicas que no fallan.

El Patriarca murió desangrándose lentamente, incapaz del miedo, pero quemándose en la incertidumbre de saber quién era realmente, y cómo le habían robado esa falsa bella vida que él recordaba.



Los artistas y los números

- ¿Quién ha dicho que los literatos detestamos los números… que no los podemos ver ni en pintura, así sea una pintura de Picasso? Mentira, amigo mío, mentira - Le comentaba indignado el maestro Pantaleón a Mr Fisher sentados frente a una botella de vino ambarino

- ¿Quién podría estar insensible ante la belleza de los números? Esa simple línea convertida en signo es el sueño de cualquier genio que persiga la sencillez. Solamente siglos y siglos de civilización podían haber creado esos garabatos que encierran mundos de significación. Sí señor, los números son obras maestras del arte de la simplificación formal.

Piense, por ejemplo, en un concepto que exprese mejor que el 1 la profunda soledad del alma humana ¡uno!.... el aislamiento absoluto, la orfandad más honda, el vacío…

Asimismo, cómo resistirse a los encantos del 2, a su sonido dulcemente físico. El sonido de la palabra dos, sonido áspero y cotidiano, casi tanto como el de papel higiénico o water. El 2, el 2, ese cisne delicado que badea en un lago suizo. Cuentan que cuando era chiquito le decían el patito feo.

La evanescencia del 3, ese corazón truncado y volteado. Ese número 3 es una especie de Frankenstein: los despojos sobrevivientes del 8, un señor al que mataron a cuchillazos sosteniéndolo en el aire. Ese fue el desgraciado señor 8 al que cortaron de arriba abajo como un pescado fresco.

El número 5 pasa largas tardes en el gimnasio sudando como condenado… ¿por qué tenía que haber nacido tan panzón yo? se pregunta mientras mira con envidia la esbeltez del 1.

El número 6 era un anzuelo enorme que el viejo, un viejecito cubano solo frente al mar de la desesperanza, echaba en vano esperando pescar algo, y no pescaba ni resfríos.

El número 8 era un señor gordo, muy gordo y lustroso que solía usar correas apretadas. Claro que eso fue antes de que lo mataran.

El número 9 tiene un problema existencial que lo llevará a la locura. Su problema de identidad es bastante grave: Él sabe que es el nueve (aunque ya no está muy seguro) sin embargo la gente cuando lo ve en la calle lo saluda atentamente diciéndole: “Buen día, señor 6. Bonito día para hacer cabriolas ¿no? Cuidado que eso de pararse de cabeza le puede traer dolores de cogote”.

También están las historietas rosa, las novelitas de pareja y los triángulos pasionales: el flaco impetuoso y su novia frígida, la flaca espirituosa que anda siempre con la cruz en el pecho, esos son los 17; Pero esta historia tiene, además, matices de telenovela barata, al flaco se le ha visto también con una muchachita rolliza: Son los 10. Y con un montón más de númeras, e incluso números. Hay de todo bajo el sol, mi estimado.

El maestro Pantaleón está eufórico hoy, cómo nunca. Bebe vaso tras vaso de vino sin dejar de gesticular mientras habla.

El número 88/11 merece un punto aparte: Esa metáfora, la historieta perfecta de los ricos y los pobres y su posición en la sociedad.

Y los archiconocidos y eróticos 69 que no necesitan presentación. Cómo encajan, y no se cansan nunca. Ni cuando los dividen.

- Hablas huevadas
Responde simplemente Mr Fisher antes de beber el último sorbo de vino que queda en su copa.

Haikus

La línea del mar
Sólo un barco la corta
Y tu pañuelo
Un solo aullido
Inquieta la montaña
Perro de luna


El arco iris:
Un ave multicolor
Que se agazapa


Dime en quién piensas
Mientras se acerca el suelo,
Bella suicida


Frente a los muros
Fulgen diez mil espadas
Y Helena duda


Cae el crepúsculo
Sobre un bosque de hombres
crucificados

7 comentarios:

lindakary dijo...

Cae el crepúsculo en tus ojos fértiles y silenciosamente, casi sin notarse, producen amaneceres en mi piel.
Bueno me gusta tu producción pero ya sabes cual me gusta más, auque no compartes mi opinión. je. cuidate amigo. Un abrazo y éxitos.

barb michelen dijo...

Hello I just entered before I have to leave to the airport, it's been very nice to meet you, if you want here is the site I told you about where I type some stuff and make good money (I work from home): here it is

Eduardo Valdivia Sanz dijo...

Hola José recién me he enterado de tu página, suerte colega

juan dijo...

La historia sobre los números esta delareput...are, recien se de su existencia sigue asi mano... un fuerte abrazo

Lalo Antay dijo...

Mis más sinceras felicitaciones.

bernard n. shull dijo...

hi mate, this is the canadin pharmacy you asked me about: the link

luisa velasque Ugarte dijo...

Felicitaciones José , ya te he dicho que tu esfuerzo y trabajo serán recompensados de alguna manera , un abrazo , Cuídate